ROBERTO GUILLEN

Persona y Proyecto. Persona y Compromiso. Persona y Amor por Zacatecas, por México y por los mexicanos. En la Suave Patria nadie piensa más en el futuro de los migrantes que el Senador José Narro Céspedes.Pero hablamos de los migrantes mexicanos que han abandonado el terruño para partirse el lomo en los Estados Unidos.Cuantas veces me he lamentado de los miles y miles de mexicanos que pasan por Monterrey, como una escala de trámite ante el consulado gringo para internarse en la chinga laboral y levantar las kilométricas cosechas que hacen posible la movilidad económica del poderoso campo norteamericano. Cuantas veces los he visto arremolinados como parvadas huérfanas sin destino y sin liderazgo.La poderosa mano de obra mexicana en la orfandad. Una flotante potencialidad económica en el abandono y a merced de un estanque mercantil de tiburones.Un país que los escupe sin remedio: ¿Qué se podría hacer con esa poderosa y temible fuerza de trabajo? ¿Hacia qué estándares de calidad de vida podrían aspirar las familias de esos trabajadores? ¿Y por qué su país les ha negado un futuro promisorio si ellos son la poderosa mano de obra mexicana? Pues el pasado 18 de diciembre, Día Internacional del Migrante, encontré las respuestas a tales preguntas, en un brillante discurso que pronunció el Senador José Narro Céspedes, en la la ciudad de Zacatecas. Ese si que es un Senador de la República, que más allá de las ambiciones personales, el liderazgo de Narro describe a los connacionales como “héroes vivientes”, pues las remesas que ellos envían, 36 mil millones de dólares, son las que mantienen a México en pie. Y por lo tanto,vislumbra en esta poderosa fuerza económica, una pieza fundamental para el rescate y la reconstrucción del país…tan olvidado, tan saqueado, tan abandonado y desatendido. Nomas a Josefina Vázquez Mota se le giraron unos mil millones de pesos para atender a las comunidades migrantes allende el Rio Bravo, pero a parte de escribirse un libro al respecto, nadie supo que hizo con ese dinero.De ese tamaño fue el desprecio de un grupo en-el-poder que hoy se hunde en la ignominia. El Padrino de los Migrantes hace cuentas con las remesas y nota que en los Estados Unidos les tumban un 7%, en México les tumban un 8% , que aunado a otro bajón por el tipo de cambió, el descalabro a su esfuerzo laboral gira en un 20%. Es decir, no son 36 mil millones de dólares, sino 40 mil. Pero hay que ambicionar, hay que invertir y hay que transformar el chip de un pueblo que no trabaje tan solo para el consumo. ¡Exacto! El Jefe Narro ha dado en el clavo. Y se lanza contra esos gobiernos obsequiosos con el inversionista extranjero, mientras que con los connacionales que buscan hacer de México una tierra de oportunidades, padecen un sin fin de obstáculos que terminan por abortar un proyecto nacionalista. En síntesis, la ecuación matemática para detonar el desarrollo, el empleo y la vida digna de las comunidades migrantes deriva en invertir entre un 20 y un 30 % de las heroicas remesas. Pero es preciso instrumentar un programa de estimulos a la inverisón de los migrantes.Hacer de México una tierra fértil de oportunidades. Tal es la tarea en la que ya se encuentra arando el Padrino de los Migrantes.Sea por México.Sea por los mexicanos.

Facebook Twitter Email