El presidente Andrés Manuel López Obrador lamentó el incremento de mexicanos fallecidos como consecuencia del ataque de un joven en el centro comercial Walmart en el Paso, Texas, pues ya suman seis según el ultimo reporte del FBI.

Reiteró sus condolencias a los familiares de las personas fallecidas que ya han sido contactadas para darles todo el apoyo.

En su discurso al reunirse con la comunidad de Huetamo, López Obrador reiteró que la postura del gobierno mexicano sera fijada más tarde por el canciller Marcelo Ebrard, a quien instruyó a conducirse con responsabilidad. “Le pedí que a pesar del dolor y la indignación, actuemos con mucha responsabilidad. En Estados Unidos hay un proceso electoral y no queremos inmiscuirnos en asuntos políticos de otros países”.

Recordó que en Estados Unidos hay campaña electoral “y nosotros no queremos inmiscuirnos en asuntos internos de otros países. Vamos a seguir manteniendo los principios de no intervención y autodeterminación”.

Al abrir su intervención de programas sociales y problemáticas de salud, López Obrador dijo: “lamentamos los hechos y esto reafirma nuestra convicción que no deben enfrentarse los problemas con el uso de la fuerza y la incitación al odio. Tenemos que resolver en todas partes nuestros problemas con la fraternidad”.

Dijo que es necesario regirnos con el principio bíblico de amor al prójimo, “nada por la fuerza, nada con la violencia. Tenemos que serenar al mundo, nada de uso de armas de fuego, nada de uso de armas destructivas. Armarnos, querenos, no odiarnos, hacer a un lado la discordia. Abrazos, no balazos esa es la postura”.

Indicó que ayer mismo pudo tener un balance inicial de tres mexicanos muertos, “a pesar del hermetismo” con el que Estados Unidos manejó el caso.

Facebook Twitter Email