abusostexasLa demanda representa a trece residentes de la frontera, mexicanos y estadounidenses, que se quejaron de “uso excesivo de fuerza, maltrato verbal, humillaciones e intimidación” por parte de algunos oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), informó hoy la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Nuevo México.

Según la organización, los demandantes denunciaron también que los oficiales usan esas tácticas para obligar a los inmigrantes a renunciar a sus derechos legales.

El Centro Regional por los Derechos Fronterizos (RCBR) de ACLU señaló que residentes de la frontera denuncian que los oficiales de CBP los desalientan a presentar quejas o no les informan el proceso para hacerlo.

Esta organización junto con la Fundación ACLU de Texas y la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur (SBCC) instaron al Departamento de Seguridad Nacional a investigar las denuncias de abusos en los puertos de entrada de El Paso (Texas) y del sur de Nuevo México.

Unas 600.000 personas entran diariamente a Estados Unidos a través de los puertos de entrada, y 1 de cada 24 puestos de trabajo se basa en el comercio en la frontera sur, señalaron los grupos demandantes.

“Cada día, miles de estudiantes, trabajadores y turistas cruzan legalmente nuestros puertos de entrada para hacer negocios o visitar a la familia”, declaró Cynthia Pompa, directiva del RCBR.

“Cuando oficiales de CBP no profesionales humillan, discriminan o abusan física o verbalmente, el maltrato y la falta de rendición de cuentas ofende los valores estadounidenses de igualdad y justicia”, aseguró Pompa.

Vicki Gaubeca, directora de RCBR, señaló que “las humillaciones de los oficiales de CBP desalientan el intercambio económico y cultural” en la frontera.

“Para muchos de nosotros, cruzar la frontera significa volver a casa”, expresó Gaubeca

Facebook Twitter Email