Ciudad Ixtepec, Oaxaca,  28 de febrero del 2013

 

Vivimos un momento de gran emergencia en las distintas rutas migratorias, pero la que corresponde a Medias Aguas en el estado de Veracruz hoy día representa una de las más escalofriantes y necesarias de darse a conocer y denunciar.

 

Este camino férreo deriva en muerte, exterminio y las más escruentas formas de violencia hacia los migrantes. Grupos del crimen organizado fuertemente armados operan de manera impune en la zona: usan camionetas, infiltran los trenes y/o cobran cuotas; así como también han privado de la libertad a un número indeterminado de migrantes.

 

En los últimos días hemos recibido varios testimonios de transmigrantes que han sido víctimas o testigos de secuestro en la localidad de Medias Aguas, Municipio de Sayula de Alemán, Veracruz. Esto viene sucediendo desde octubre del 2012 a la fecha, incrementándose de manera alarmante en este mes de febrero. Son varias las historias de horror que día a día vamos registrando, pero existen muchas otras que no cuentan con la difusión ni la visibilidad necesaria para poner freno a estos crímenes.

 

 

Relato de hechos:

 

Entre los días 2 y 3 de octubre del 2012, un grupo fuertemente armado secuestró un número indeterminado de migrantes. Cerca de 200 personas provenientes de Ixtepec, fueron víctimas del crimen organizado. “Era un grupo de 20 personas armadas que se transportaban en varias camionetas y decían que eran de los “Zetas” y que trabajaban para el “Pájaro”. (testimonio de un migrante)

 

El 4 de octubre por la tarde llegó al Albergue personal de la Unidad Especializada en Investigación de Trafico de Menores, Indocumentados y Órganos (UEITMIO) de la Subsecretaría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la PGR (Procuraduría General de la República),  quienes venían de la Ciudad de México para investigar los hechos. Se les brindó toda la información, tomaron la declaración de migrantes afectados y testigos (por seguridad omitimos sus nombres). Policías Federales adscritos a la PGR se quedaron en el terreno investigando y mucha información estaba fluyendo; sin embargo los secuestros siguieron sucediendo.

 

El domingo 28 de octubre ocurrió otro secuestro en el que perdió la vida Carlos Martín Cerrato Bustios. Carlos  y su hijo se encontraban en la estación de Medias Aguas esperando el tren que los llevaría a Tierra Blanca, cuando cuatro personas armadas los raptaron y obligaron a caminar descalzos siete kilómetros a la orilla de las vías del ferrocarril hasta un lugar conocido como “el Juile”.  Allí los obligaron  a dar los números telefónicos de sus familiares en Centroamérica. Carlos M. intentó escapar y le dispararon, quedando tendido en el lugar. Su hijo escapó y pudo avisar a la Policía Municipal de Sayula de Alemán quienes emprendieron la búsqueda y lograron liberar a otros migrantes que tenían secuestrados. La PM logró detener a dos de los secuestradores que responden a los nombres de Ricardo David Ortiz Ortiz y José Juan García Domínguez alias “El Javier”, quiénes fueron puestos a disposición del MP de Sayula de Alemán, quedando integrada la Investigación Ministerial ACA1/934/2012. Las otras dos personas que  habrían perpetrado el asesinato, se dieron a la fuga.

 

El 12 de febrero de 2013, los secuestradores venían en el tren proveniente de Coatzacoalcos,  traían a la gente raptada sin que se pudiera bajar. Desde Coatzacoalcos, comenzaron a cobrar cuotas de 100 dólares por persona, a quienes pagaron los dejaron pasar y a los que no lo hicieron fueron secuestrados en Medias Aguas.

 

El día 15 de febrero, treinta hombres con armas de uso exclusivo del ejército, detuvieron el tren que estaba saliendo de Medias Aguas, persiguieron y detuvieron a mucha gente hasta que uno de ellos pago el rescate. Mientras estuvieron secuestrados, un migrante observó fosas clandestinas en el monte.

 

El 24 de febrero, en el tren que iba  de Coatzacoalcos a Medias Aguas los  secuestradores ya traían a los migrantes privados de su libertad; al llegar a Medias Aguas los bajaron. Dos días después, el  26 de febrero de 2013, según el testimonio de un migrante que pudo escapar, aproximadamente a las 8 de la mañana llegaron procedente de Ixtepec a la estación de Medias Aguas, una mujer y tres hombres  recorrieron el lugar en varias ocasiones; después abordaron un vehículo tipo van con los vidrios polarizados. Media hora después, llegaron varias camionetas para secuestrar a un grupo aproximado de  400 personas.

 

Durante este tiempo, hemos  colaborado con la autoridad, específicamente con la Unidad Especializada en Investigación de Trafico de Menores, Indocumentados y Órganos (UEITMIO) de la Subsecretaria Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de PGR. Víctimas y testigos han aportado valiosa información, además se han realizado varias diligencias.

Reconocemos a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos que ha sido la única Institución que ha dado acompañamiento puntual a las personas migrantes que han sido víctimas.

 

Queremos suponer que los hechos se están investigando; sin embargo, los secuestros siguen sucediendo. La respuesta ha sido  insuficiente. A la fecha no se ha llevado a cabo ningún operativo para buscar a los migrantes que todavía pudieran estar secuestrados.

 

Todos estos hechos están integrados en la investigación ministerial A.P.PGR/SEIDO/UEITMPO/138/2012

 

El Gobernador del estado de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, ha incumplido la promesa realizada en julio del 2011 al Padre Alejandro Solalinde de cuidar el corredor migratorio de su Estado. Corresponde a todo aquél que representa a un pueblo hacer caso de la voluntad de la población. Esto significa gobernar de manera leal, honesta y comprometida aplicando la justicia y observando la actuación de las instituciones a su cargo.

 

La Fiscalía Especializada para la Atención de Migrantes de Veracruz representada por el fiscal Miguel Ángel Díaz Lozada es una muestra de la inoperatividad de las instituciones en lo que se refieren a la protección y seguridad de las personas migrantes en ese Estado

 

Exigimos a la PGR que haga una investigación rigurosa hasta dar con el paradero y detención de estas mafias del crimen que se han apoderado de la ruta migratoria y que comercializan con la vida.

 

A la Policía Federal y al Ejército  que emprendan acciones y realicen operativos de resguardo en la región a modo de garantizar la vida y seguridad de las personas migrantes.

 

Al Gobierno Federal que en lugar de emplear una política de persecución hacia las y los migrantes en tránsito, los protejan respetando sus derechos humanos elementales y salvaguardándolos.

 

Y a la comunidad en general les solicitamos su apoyo y solidaridad de siempre para exigir justicia.

 

 

ALBERGUE DE MIGRANTES HERMANOS EN EL CAMINO, A.C.

 

 

 

 

 

Facebook Twitter Email