Un hombre de origen peruano fue víctima de un ataque racista en Wisconsin, Estados Unidos. El pasado viernes, un sujeto le arrojó ácido de batería en la cara, lo que le provocó quemaduras de segundo grado.
Mahud Villalaz nació en Perú y migró a Estados Unidos, donde ya adquirió la ciudadanía. Contó a medios locales que el pasado viernes acudía a cenar a un restaurante mexicano, cuando un hombre se le acercó por estacionarse en un sitio. “Me dijo que no podía estacionar allí. Debes obedecer la ley. Viniste aquí e invadiste mi país”, contó Villalaz. Además, relató que decidió ignorarlo y estacionarse una cuadra más adelante; sin embargo, cuando regresó, el sujeto lo esperaba con una botella de aceite. “Señor, usted no sabe mi estado. Yo también soy ciudadano de los Estados Unidos”, dijo haberle respondido. “Se enojó cuando le dije que todos vinieron de otro lado’”. Un video en redes sociales muestra la reacción violenta del hombre y el momento en que le arroja el líquido sobre el rostro del peruano.
Villalaz es un soldado que vive en Estados Unidos desde hace 19 años. Tiene una esposa y dos hijos pequeños. La hermana de Villalaz comentó a The Associated Press que su hermano cree que el sospechoso había planeado el ataque y quería agredir a alguien. Dijo que Mahud se está recuperando. Su familia creó una página de GoFundMe para cubrir sus gastos médicos. La policía de Milwaukee, Wisconsin, informó este sábado que arrestó a un hombre de 61 años, que tendría un vínculo con el ataque racista. En una conferencia de prensa, el alcalde de Milwaukee Tom Barrett dijo que estaba en shock por la agresión y responsabilizó al presidente Donald Trump de incitar el odio hacia las minorías étnicas. El presidente ha dicho varias veces que el flujo de inmigrantes que tratan de cruzar la frontera con México es una “invasión”. “Atacar a alguien solamente porque es de origen hispano es sencillamente equivocado. Y sabemos lo que está ocurriendo”, dijo Barrett, que es demócrata. “Todos sabemos lo que está pasando. Es porque el presidente está hablando sobre esto a diario y la gente cree que cuenta con un permiso para atacar a la gente latina. Y está mal”. La Casa Blanca no comentó de inmediato.
El ataque ocurre en medio de un aumento de crímenes de odio contra inmigrantes que investigadores y expertos en extremismo dicen está vinculado a la retórica política prevaleciente. Datos compilados por el FBI muestran un incremento de 17 por ciento en los delitos de odio en Estados Unidos en el 2017, el tercer aumento anual consecutivo. Los incidentes anti-hispanos aumentaron 24 por ciento, de 344 en el 2016 a 427 en el 2017, de acuerdo con los datos. De los crímenes motivados por odio racial, étnico o por antecedentes étnicos, casi la mitad involucraron a afronorteamericanos, mientras que 11 por ciento fueron de prejuicio antihispano
Facebook Twitter Email