Periódico La Jornada
Jueves 18 de julio de 2019, p. 7

El Pentágono anunció ayer que aprobó un pedido para enviar mil guardias nacionales de Texas adicionales y mil 100 tropas en servicio activo a la frontera con México, en el último despliegue en respaldo a la polémica represión del presidente Donald Trump sobre la inmigración, horas después de que el mandatario aseveró que muchos, muchos migrantes sin papeles fueron sacados el domingo pasado por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) en el primer día de la operación con la que planeaba arrestar a al menos 2 mil personas.

Trump no dio cifras ni especificó si los migrantes fueron deportados o detenidos por el ICE.

Chris Mitchell, un portavoz del Pentágono, dijo que el secretario de Defensa en funciones, Richard Spencer, aprobó las tropas adicionales la noche del martes y que asistirían en tareas como apoyo logístico y vigilancia aérea.

Actualmente hay unos 4 mil 500 efectivos en servicio y tropas de la Guardia Nacional en la frontera con México.

El régimen de Trump prometió que el pasado domingo comenzarían masivas redadas contra migrantes y familias migrantes contra quienes hubiera orden de deportación. Sin embargo, hasta ahora no se ha tenido noticia de detenciones masivas, pese a que tanto los indocumentados (aterrorizados, y escondidos en sus casas) como los activistas (en guardia, defendiendo los derechos de los afectados) están en alerta máxima.

Simplemente, ustedes no conocen lo que ha sucedido, explicó Trump en cuanto a esta falta de noticias sobre arrestos. Fue un día muy exitoso, pero no vieron mucho de lo que pasó, añadió el presidente, sin citar cifras concretas, indicaron portales noticiosos, incluido CNN.

La operación, que se anunció se llevaría a cabo durante toda la semana en nueve ciudades (Atlanta, Baltimore, Chicago, Denver, Houston, Los Ángeles, Miami, Nueva York y San Francisco), puede ganar fuerza en cualquier momento.

El ICE, en cualquier caso, no ha dejado de arrestar a migrantes; entre el 7 de julio y el pasado jueves, por ejemplo, detuvo a decenas de personas en Los Ángeles, California. La semana pasada arrestó a 20, la mayoría con antecedentes criminales, en San Diego. El lunes capturó a seis más en una redada en un edificio de apartamentos de Houston, Texas.

Varias agrupaciones defensoras de las libertades civiles pidieron ayer a un juez federal emitir una orden temporal de restricción en contra de la decisión del gobierno de Trump de eliminar la posibilidad de pedir asilo en la frontera con México.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y otras agrupaciones presentaron su solicitud ante un tribunal de San Francisco. Los grupos habían presentado una demanda el martes y ahora piden que se bloquee la medida de Trump mientras se escucha el caso.

La medida entró en vigencia el martes, y prohíbe solicitar asilo a todo migrante que esté pidiendo asilo si dicha persona ha pasado por otro país primero.

En Boston, la juez federal Indira Talwani dictaminó que los funcionarios de inmigración no pueden hacer arrestos civiles de personas que visitan los juzgados de Massachusetts. La decisión se produce menos de dos meses después de que los fiscales de distrito de los condados de Suffolk y Middlesex, así como los defensores públicos demandaron al ICE por la política de la agencia de realizar arrestos de inmigración civil dentro de los tribunales estatales.

 
Facebook Twitter Email