hillary-desmiente-problemas-saludLa candidata demócrata Hillary Clinton enfrentó una polémica en redes sociales donde se señalaba que enfrentaba problemas de salud.

Entre las críticas por su apagada actividad están un tweet publicado por el candidato republicanoDonald Trump, quien criticó que su opositora se encontraba “durmiendo”.

También fue notoria la ausencia de la demócrata en actividades de apoyo a los damnificados por las inundaciones en el estado de Luisiana, donde si estuvo presente el candidato republicano.

En su caso, Clinton solo recomendó que se realizaran donaciones a la Cruz Roja, como garantía de que estos recursos llegarían a los damnificados.

Tras las críticas, también comenzaron a surgir comentarios en redes sociales donde se advierte que uno de sus guardaespaldas cargaba con una pluma de diazepam, un dispositivo que inyecta el medicamento y que está indicado para condiciones como ansiedad, convulsiones y espasmos musculares.

También es conocido el episodio en que la demócrata registró algo parecido a una convulsión mientras hablaba con integrantes de la prensa, hecho que trascendió en comentarios a través de redes sociales y en algunos sitios de internet.

Ante estas críticas, el equipo de campaña parece haber ideado una estrategia para mejorar la imagen de la candidata ante los rumores que comenzaron a multiplicarse en redes sociales, por lo que se presentó en un programa late night y abrió un frasco con pepinillos dentro.

La estrategia ocurrió con la presentación de Clinton en el programa Jimmy Kimmiel Live. El hecho quedó publicado en YouTube donde el video Hillary Clinton Proves She’s in Good Health apenas suma más de 54 mil vistas.

Esta no es la primera vez que en marketing político se tiene que recurrir a una estrategia donde se compruebe el estado de salud de un candidato, luego de que este pareciera adolecer de la misma.

Algo similar ocurrió a la candidata Josefina Vázquez Mota, quien durante su campaña a la presidencia de México sufrió un mareo mientras ofrecía un discurso, tras lo cual tuvo que sentarse y emitir su mensaje desde una silla.

Posteriormente el equipo de campaña decidió mostrar a la entonces candidata realizando actividades deportivas como señal de que su desempeño físico era óptimo.

En marketing político se tienen a la mano una serie de recursos que hacen frente a incidentes donde la imagen del candidato se ve comprometida y el rumbo de la campaña se enfrenta a eventualidades ante las cuales es necesario actuar a través de redes sociales o mediante canales tradicionales como la TV, recurriendo a programas late night que en Estados Unidos sumaron en 2015 una audiencia de 37.14 millones de televidentes, según Nielsen Scarborough.

Facebook Twitter Email