Estado de México,  México (26 octubre 2012).- Al llegar a Tultitlán, en el Estado de México, la Caravana de madres centroamericanas en busca de sus hijos desaparecidos en tránsito por México pidió reabrir el albergue de Lechería y depositaron una flor como ofrenda en las vías del tren.

La Caravana, integrada por 38 madres centroamericanas, fue recibida por representantes de la sociedad civil y personal de Províctima.

Las madres en busca de sus hijos se fusionaron en una sola voz al grito de “Vivos se fueron, vivos los queremos”.

Al llegar a las vías del tren, Fray Tomás González hizo un llamado a las autoridades para reabrir el albergue que fue cerrado en Lechería.

“Hacemos un llamado a las autoridades de los tres niveles de Gobierno para reabrir el albergue de Lechería, porque por aquí pasan hasta doscientos migrantes”, comentó.

Facebook Twitter Email