Por Katherine Krueger

Un juez federal en Texas ha desestimado una demanda contra la ciudad de Austin y el Condado de Travis presentada por el fiscal general del estado Ken Paxton. Esto representa el primer fracaso en la defensa de la nueva ley que prohíbe políticas que protejan a los inmigrantes indocumentados de las autoridades federales.

El juez Sam Sparks desestimó el juicio, afirmando que Paxton no puede demandar a una ciudad por una ley que todavía no se ha implementado, informó el diario The Austin American-Statesman el miércoles por la noche.

“Por el hecho de que la ley SB4 no entrará en vigor hasta el 1 de septiembre de 2017, es imposible que los acusados lleven a cabo acciones que estarían violando las leyes actuales”, leía la decisión de Sparks. “El simple hecho de que una política municipal fuera implementada antes de que se firmara otra ley, o que siga en efecto antes de que la nueva ley entre en vigor, no equivale a la violación de una ley”.

Paxton presentó la demanda después de que el gobernador de Texas, Greg Abbott —quien ha dado prioridad a terminar con las llamadas ciudades santuario—, firmara el Proyecto de Ley del Senado el 4 en mayo. Lo designó como un tema de “emergencia” para proteger a los texanos de una supuesta plaga de inmigrantes indocumentados violentos.

 

 

Facebook Twitter Email