migracion-laboralEl fenómeno de la migración y en especial la que se da por razones laborales debe ser regulado para propiciar beneficios tanto para los países receptores como los exportadores, afirmó el director Regional para América Latina y Caribe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), José Manuel Salazar. Al presentar el informe “La migración laboral en América Latina y el Caribe”, Diagnóstico y Líneas de Trabajo de la OIT, sostuvo que para mitigar los impactos negativos de la migración es necesario que los países mejoren sus aspectos de gobernanza interna, pues el aumento en este fenómeno se da por falta de oportunidades.

“Avanzar en esta visión y cambio de paradigma, pasando de los controles y cierre de fronteras a una política de mejora regulatoria y respeto de los derechos humanos y laborales de los migrantes son las recomendaciones que la OIT está planteando al mundo, en contraste con quienes hablan de muros y endurecer sus restricciones”, afirmó.

Sostuvo que durante los últimos cinco años el número de trabajadores migrantes que habitan en América Latina y el Caribe subió de 3.2 a 4.3 millones y muchos más transitan por 11 corredores migratorios rumbo a otros lugares del mundo, lo cual plantea desafíos y oportunidades. “En este contexto, la búsqueda de oportunidades de trabajo es sin duda la principal motivación de las migraciones, dimensión del problema que no ha sido entendida ni abordada adecuadamente por los gobiernos pues al interior de los países existe un divorcio entre las políticas de empleo y las políticas de migración laboral”, agregó.

Afirmó que hasta 2015 existían un total de 232 millones de migrantes en el mundo, de ellos 150 millones son trabajadores, lo que equivale a 64 por ciento; 41 millones de ellos viven en América de los cuales 37 millones en el norte del continente y 4.3 millones en América Latina y el Caribe. Insistió en que la OIT propone la urgencia de tener una migración laboral bien manejada y con buenos mecanismos de gobernanza, bien vinculada con las necesidades y dinámicas del mundo del trabajo. “Si este fenómeno es bien manejado, porque no se acabará nunca, permitirá mantener y aumentar un crecimiento económico inclusivo en los países de destino y reducir la pobreza en los países de origen”, subrayó.

Acompañado por el director de la Oficina de la OIT para México y Cuba, Thomas Wissing, así como por Guillermo Dema, especialista regional en migraciones, Salazar añadió que el informe permitió identificar problemas sobre el tema de la migración laboral y plantear acciones para avanzar. Por ejemplo, señaló que el fenómeno de la migración se feminiza cada vez más, a la par que se incrementa el índice de niños no acompañados, lo que plantea nuevos retos, enfoques y desafíos.

Asimismo, señaló que el informe demuestra que las tendencias en los 11 corredores migratorios de la región existe alta proporción de trabajadores en situación irregular y en la economía informal; condiciones de empleo donde no disfrutan de un trabajo decente, y en cambio sufren abusos, explotación y discriminación.

Facebook Twitter Email