XALAPA, Ver. (proceso.com.mx).- Al menos dos migrantes murieron y dos más resultaron lesionados luego de que un comando de la delincuencia organizada subió a La Bestia –el tren de carga en el cual los centroamericanos se trasladan por los estados de Chiapas, Tabasco y Veracruz– para disparar en contra de las personas que no habían pagado la “cuota”.

Aunque la Procuraduría General de Justicia de Veracruz (PGJE) sólo reconoció a dos muertos en el ataque, medios de comunicación del sur del estado aseguran que son más; indican que podría haber otros cuerpos ocultos entre la maleza en el municipio de San Juan Evangelista.

El incidente ocurrió las primeras horas de este martes en el trayecto de Medias Aguas en Sayula de Alemán hasta Rodríguez Clara, cuando cientos de migrantes viajaban sobre el ferrocarril. Las personas muertas fueron arrojadas de las vías del convoy en movimiento.

Los sobrevivientes narraron a los grupos de rescate que el comando estaba conformado por personas de origen hondureño, quienes con armas de fuego y blancas exigían el pago de 100 dólares a cada migrante para continuar con su camino.

Indocumentados que viajaban en el tren que fue atracado por el grupo delincuencial relataron que los hondureños iban en el mismo vagón donde perpetraron el asalto.

El gobierno de Veracruz reportó en un comunicado que sólo hubo una persona herida quien ya recibe atención médica en un hospital de Oluta. El migrante lesionado también fue arrojado del ferrocarril en marcha y el carro de acero le cercenó el pie.

La Secretaría de Gobierno de Veracruz ya entabló comunicación con las representaciones consulares de Honduras en el estado y con personal de la delegación del Instituto Nacional de Migración para obtener más pormenores del hecho.

Desde su cuenta de Facebook, el integrante del Movimiento Migrante Mesoamericano (MMM), Rubén Figueroa, condenó los hechos y lamentó que en menos de 10 días se hayan perpetrado tres ataques a migrantes en Tabasco y Veracruz.

“Un total de cuatro migrantes han perdido la vida y varios heridos a manos de grupos de la delincuencia organizada que opera impunemente en la zona, está clara la indiferencia y complicidad de las autoridades, los ataques son cada vez más directos, mientras en las frías oficinas de las altas autoridades se atarean con reuniones protocolarias, las autoridades de abajo se coordinan con los delincuentes para repartirse el botín”.

En diciembre próximo, el propio MMM encabezará una caravana más de madres de migrantes desaparecidos en su tránsito por México, pues aseguran que los estados de Veracruz y Tamaulipas son los más peligrosos en la ruta del “sueño americano” y que es en esas entidades donde sus hijos desaparecieron sin dejar rastro.

Facebook Twitter Email