Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, “mantendrá su compromiso” de impulsar “pronto” una reforma migratoria integral, aseguró hoy su portavoz, Jay Carney, un día después de que el mandatario aludiera al tema en su discurso de investidura para un segundo mandato.

Obama “dejó clara su intención de actuar pronto en su segundo mandato en este tema tan importante y mantendrá ese compromiso”, dijo Carney en su rueda de prensa diaria.

Aunque dijo no disponer de una fecha concreta para ello, aseguró a la prensa que puede esperar que “hará avanzar” esa materia en el corto plazo.

Impulsar una reforma migratoria, que deberá ser aprobada en el Congreso, “es lo correcto y es bueno para nuestra economía”, subrayó una vez más Carney, según el cual Obama “espera y cree” que una iniciativa en esta materia “logrará un apoyo bipartidista cuando la aborde”.

“Y lo abordará pronto en su segundo mandato”, reiteró.

La reforma migratoria es una de las renovadas promesas de Obama para este nuevo mandato iniciado la víspera, después de no haber logrado impulsar una ley en este sentido en el Congreso en los últimos cuatro años, tal como se había comprometido durante su primera campaña electoral, en 2008.

El mandatario prometió en las últimas semanas de forma reiterada que “priorizará” este tema muy sensible para la comunidad hispana, que fue clave en su victoria en las elecciones de noviembre.

Se espera que Obama haga algún tipo de anuncio o al menos mención en su discurso sobre el estado de la nación, fijado para el 12 de febrero. Pero el mandatario demócrata sorprendió a muchos ya la víspera, cuando aludió al tema en su discurso inaugural, en el que contra todo pronóstico -la Casa Blanca dijo que sería una alocución más general- adelantó ya algunos puntos de su agenda.

“Nuestra travesía no estará completada hasta que encontremos una manera mejor de darle la bienvenida a los esforzados y esperanzados inmigrantes que siguen viendo Estados Unidos como el país de las oportunidades, y hasta que jóvenes estudiantes con talento e ingenieros sean incluidos en nuestra fuerza laboral en vez de ser expulsados del país”, dijo Obama nada más jurar públicamente el cargo para un segundo mandato.

Desde su derrota en las urnas, la oposición republicana, que durante la campaña electoral del año pasado asumió posiciones muy duras en materia migratoria, ha ido revirtiendo esa posición y ahora se muestra más abierta a debatir una cuestión prioritaria para la comunidad hispana, ya la primera minoría del país y con un creciente poder de voto.

Facebook Twitter Email