POR JAIME ARREOLA

Cuando era niño, siempre me cuestionaba porqué había tanta injusticia y maldad en el mundo, tantos pobres y pocos ricos, y preguntaba a mis padres y a mis primeros maestros escolares ( Estudié en ese tiempo con lasallistas ) el motivo de esto, a lo que respondían con evasivas “que era por voluntad de Dios, y que los pobres estaban así porque eran flojos e ignorantes y los ricos estaban preparados y eran muy trabajadores”. Ya en la Facultad de Derecho, conocí compañeros que simpatizaban con el marxismo y aprendí de ellos y de algunos libros alusivos otra realidad. Supe que había pobres porque eran explotados por los ricos, y que la mayoría de los gobernantes del mundo trabajaban para estos últimos. Empecé a trabajar como abogado en varios corporativos empresariales en el área de Relaciones Laborales y ahí acabé de comprobar tanta teoría aprendida. Así mismo, en esa época también, me involucré en grupos religiosos para alimentar el alma, y me encontré con la consigna pastoral de que Dios bendice con prosperidad económica a los pobres de espíritu, y ponían de ejemplo a Noe, Abraham, Israel, Moisés, David y Salomón ( este último el Rothschild de aquella época), entre otros. Viene a colación este antecedente de mi vida porque ayer me compartieron un enlace con una leyenda de Samuel Ruiz (+), el Tatic de los indígenas chiapanecos, donde mencionaba a los olvidados, y decía con otras palabras, que la fe y el amor no solo son oración y buenas intenciones, si no acción a favor de ellos, haciendo una critica indirecta a su propia iglesia, a otras religiones o grupos místicos que promueven la fraternidad universal. Reflexionando sobre el particular, pienso que estas instituciones están plagadas de contradicciones, porque por una parte predican que el ser humano es hijo de Dios o fragmento de la Unidad Universal, y por lo tanto divino y con libre albedrío; y por el otro afirman que debemos estar sujetos a su voluntad o a las leyes cósmicas ????. Entonces, Cual será la voluntad de Dios o de la ley Unitaria?. Según entiendo, El Altísimo quiere entonces que seamos felices y libres en medio del creciente mal que gobierna al mundo, y nos resignemos a sufrir este infierno solo con la oración o la meditación como blindaje y practiquemos el dejar pasar, el dejar hacer porque esta probando nuestra fe para hacernos merecedores del paraíso celestial?. O peor aun, Estamos acaso pagando un mal karma que arrastramos a través de muchas vidas pasadas como resultado de nuestras acciones, como si fuéramos deudores cautivos del Banco Mundial?. De acuerdo a este choro, los poderosos de todos los tiempos son bendecidos con opulencia económica y política, y tienen la misión divina de atormentar y masacrar a los casi 7,000.000,000 millones de pecadores y al ecosistema también, porque el planeta también es un pecador de lo peor. Por lo tanto, Dios es depredador ambientalista, neoliberal, capitalista y guerrero sanguinario; !Que ignorancia la mía!, yo pensé que en el cielo no había partidos políticos, ni religiones, ni oligarquía de notables elegidos; creo que me equivoqué. Mejor prefiero ser un pobre “ateo” humanista y solidario que un rico “creyente” o “iluminado” que se regodea con sus plegarias o meditaciones en su burbuja individualista. Y como dice el credo Católico: ” JESUS EL CRISTO, EL HIJO; ESTA SENTADO A LA DERECHA DE DIOS”

Facebook Twitter Email