Las remesas de los mexicanos que trabajan en el extranjero, principalmente en Estados Unidos, alcanzaron 36 mil 48 millones de dólares en 2019, cifra superior en 7.04 por ciento a la obtenida en 2018, cuando ingresaron 33 mil 677 millones, informó ayer el Banco de México.

Con esa cifra el envío de dólares por mexicanos en el exterior establece un nuevo máximo histórico y supera en 61 por ciento lo captado por exportaciones de petróleo, que el año pasado sumaron 22 mil 403 millones de dólares.

Como ya es tradicional, las entidades con mayor dependencia de las remesas están encabezadas por Michoacán, Oaxaca, Zacatecas, Guerrero y Nayarit.

En el último mes de 2019 los ingresos por remesas se ubicaron en 3 mil 83.5 millones de dólares, mostrando así un incremento de 3.1 por ciento, pero menor que el observado en diciembre de 2018, cuando fue de 8.4 por ciento anual.

Durante diciembre anterior se realizaron 9 millones 450.1 mil operaciones, 0.64 por ciento más que en 2018.

Las remesas son definidas como las transferencias de dinero que un migrante efectúa a su país de origen. En el caso de México, concretamente a sus familias. Su importancia radica en que es fuente de divisas e ingreso adicional para los hogares.

Jesús Alejandro Cervantes, gerente de estadísticas económicas del Centro de Estudios Monetarios de Latinoamérica, aseguró que lo alcanzado en 2019 fue un resultado muy positivo, considerando que el año pasado se redujo en Estados Unidos el nivel promedio de empleo de migrantes mexicanos, pero la remuneración media aumentó.

Las transferencias electrónicas fueron el medio más utilizado por los mexicanos en el extranjero, al sumar 35 mil 508 millones de dólares, monto que representó un aumento de 7.3 por ciento en relación con los 32 mil 908 millones de 2018.

La cantidad promedio de envío fue de 326 dólares, lo cual significó un incremento de 4.30 por ciento respecto de los 322 en 2018.

Alejandro Cervantes explicó que un factor que ha permitido que se envíen mayores recursos es porque hay más peligro de que un indocumentado sea expulsado. Entonces, si se le deporta, pierde la posibilidad de mandar. Así, es posible que estén reflejando un ahorro previo de los mexicanos en ese país.

El incremento de las remesas se presenta en un contexto de recrudecimiento de la política antimigrante del presidente estadunidense Donald Trump.

Cabe recordar que el comportamiento de las remesas está estrechamente vinculado con la actividad económica de Estados Unidos, ya que de ahí provienen 96 por ciento de éstas.

Especialistas del Grupo Financiero Banorte opinaron que, en términos generales, los resultados del año pasado fueron positivos, con el total de entradas superando la marca de 35 mil millones por vez primera en la historia, a pesar de la relativa desaceleración en el ritmo de crecimiento de los últimos tres meses.

Para 2020 esperamos que las remesas se mantengan saludables, otorgando soporte a la demanda agregada, en un contexto en el que el dinamismo del consumo ha sorprendido a la baja. En conclusión, agregaron, creemos que esos envíos continuarán apoyando el crecimiento del consumo.

Facebook Twitter Email