Ciudad de México. La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, advirtió que no se permitirá a los migrantes utilizar territorio mexicano sólo como tránsito para llegar a Estados Unidos.

En entrevista posterior a la ceremonia por el Día Mundial del Refugiado, la funcionaria envió un mensaje a los migrantes:

“México está abierto y están sus puertas abiertas para que se queden en nuestro país, para que obtengan un trabajo en nuestro país, para que obtengan visas o permisos de trabajador regional. Estamos de verdad ávidos de que ellos se incluyan en la sociedad, que ellos estén deseándose incluirse y nosotros incluirlos en la sociedad y en nuestro país”.

México, agregó, será siempre un país de refugio, de asilo, hospitalario, sin duda alguna, pero si ellos lo único que pretenden es transitar por nuestro país, eso no es nuestro fin, nuestra finalidad. Nuestra finalidad es acogerlos, aquí, como un país hospitalario, no como un país de tránsito”.

Subrayó que el país mantendrá su política de refugio, hospitalaria y de “puertas abiertas” para apoyar a los extranjeros que deseen quedarse en el país, pero no serán aceptados si su intención sólo es llegar a la frontera norte.

“Las puertas están abiertas para el refugio; de hecho en este momento hay más de 40 mil solicitudes de refugio, que por cierto ahí tenemos un cuello de botella porque nunca habíamos tenido una cantidad de solicitudes tan grande como en este momento, sin embargo, los vamos a atender oportunamente…”, dijo.

En tanto, Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de Gobernación, dijo que a finales de año habrá más de 80 mil solicitantes de refugio en México, de ahí que se requieren poner en marcha mecanismos distintos de atención.

Por ello, el 4 de julio se instalará una mesa especial en la que participen todas las dependencias del sector.

Tanto en la ceremonia como en entrevistas, los funcionarios aseguraron que México mantendrá la tradición de asilo como en otras etapas de la historia

El representante de la ACNUR en México, Mark Manly, pidió ante los funcionarios mexicanos, precisamente, asegurar que las personas que lleguen aquí tengan la misma oportunidad que tuvieron, por ejemplo, el asilo español, hace 80 años.

El representante de esta agencia de las Naciones Unidas advirtió que los refugiados no pueden ser devueltos a su país de origen.

Manifestó el apoyo al país en este momento: “No están solos”, dijo.

Tenemos que asegurar, destacó, que las medidas de control no afecten los derechos de los solicitantes de refugio.

 

Facebook Twitter Email