padre-ruben-perez-migrantesEl padre Rubén Pérez Ortiz, director de la Casa del Migrante, señaló que se tienen detectadas bandas de la delincuencia organizada que secuestran y explotan a migrantes centroamericanos que transitan por territorio potosino. Dijo que las autoridades saben cómo operan pero no han hecho nada, pues incluso los migrantes son llevados a hoteles de bajo presupuesto que se ubican en la Plaza del Mariachi, cerca del edificio de Seguridad Pública y de la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Indicó que se tienen historias documentadas de migrantes que han sufrido de secuestro, que fueron entregados a grupos delincuenciales porque no traían dinero y no tienen familiares que los ayuden, y estos a su vez los ponen a trabajar unas semanas en actividades delictivas.

“Eso lo teníamos en la frontera sur y frontera norte pero en últimos tiempos hemos observado que están aquí, son historias que nos preocupan”, dijo Pérez Ortiz, y mencionó que se han detectado personas “zopiloteando” la Casa del Migrante buscando “como buitres” alguna presa.

Asimismo, señaló que se tienen ubicados a estos grupos que levantan desde los puntos de llegada de Puente Arbolitos, así como las salidas de las Terceras y cerca del refugio, incluso se ha detectado en el centro hoteles de categoría baja que recibe migrantes que son prácticamente de grupos que se dedican a la trata de personas.

“Ellos lo saben (las autoridades), los tienen de vecinos, ahí junto a la Plaza del Mariachi, la mayoría de esos hoteles están ahí, ahí los tienen de vecinos, es lo mismo que se hace con la prostitución y la explotación sexual, los tienen de vecinos y no han hecho gran cosa”, agregó.

Pidió a las autoridades que vean por los migrantes y su integridad, que vean que este es un fenómeno que no se puede contener, ni las autoridades estadunidenses han podido hacerlo con toda la tecnología y recursos que tienen.

“Yo creo que más bien hay que buscar políticas públicas que organicen y visibilicen a los hermanos migrantes de tal manera que se puedan encontrar los mejores cauces, no sólo una política represiva y de contención”, concluyó.

Piden perdón a migrantes

Durante 2015, mil 768 migrantes señalaron haber sido víctimas de algún delito, siendo migrantes de origen hondureño quienes más han sido atacados, destacando Chiapas, Veracruz y Oaxaca como los estados más violentos contra migrantes, asegura el tercer informe de la Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes (Redodem) denominado Migración en tránsito por México: Rostro de una Crisis Humanitaria Internacional, presentado ayer en la Casa del Migrante.

“Las organizaciones que presentamos este informe queremos denunciar la continuidad de un política migratoria en México que atenta de manera sistemática los derechos humanos de las personas migrantes y sus familias”, señaló Gabriela Hernández, coordinadora de Casa Tochan, albergue de migrantes en la Ciudad de México, quien pidió perdón a los migrantes por no poder protegerlos ante estas situaciones de violencia ni poder hacer respetar sus derechos humanos en México.

Destacó que este informe se presenta en un contexto de crisis en México de derechos humanos, pues hace décadas que no se había tenido un país tan convulsionado social y políticamente desde muchos frentes con mecanismos de solución gubernamental centrados en la confrontación y la represión en donde cada vez más se ha ido cerrando un espacio de diálogo y construcción.

Destacó que las políticas públicas del Estado mexicano en la materia han aumentado la invisibilidad de las personas migrantes, y eso tiene un responsable, el propio Estado, lo cual ha incremento las acciones violentas por parte de autoridades y de grupos del crimen organizado contra migrantes, pues según testimonios de los propios migrantes hay grupos armados o policías llevándose en operativos en el tren a gran cantidad de migrantes, que en 2015 sumaron 7 mil personas en 2015.

Facebook Twitter Email