abremuroUn grupo de familias separadas por las leyes migratorias estadounidenses tuvieron hoy la oportunidad de reunirse por unos minutos, luego de que Patrulla Fronteriza abriera nuevamente la puerta que divide México y California en el Parque de la Amistad.

Con motivo del Día del Niño en México, el Parque de la Amistad, ubicado en la frontera entre San Diego (California) y Tijuana (Baja California), fue testigo de este emotivo momento en el que un grupo de cinco familias pudieron abrazarse tras años de no hacerlo.
La inmensa puerta que divide a ambos países se abrió en seis ocasiones a lo largo del día, y por espacio de tres minutos cada vez, los inmigrantes del lado estadounidense se acercaron a sus seres queridos apostados en territorio mexicano.

Una de ellas fue María del Carmen Flores, quien tuvo la oportunidad de ver a sus dos retoños, incluida su hija Gabriela que mañana cumple años.

“Es una bendición muy grande, siento una emoción muy fuerte”, expresó la mujer, quien habitualmente visita a sus hijos en el Parque de la Amistad, aunque en fechas normales se encuentra divido por una malla que dificulta la visibilidad y limita el contacto.

“Normalmente podemos saludarnos solamente a través de estos hoyos pequeños, así que es solo tocarnos con las yemas de los dedos, es todo lo que podemos hacer”, relató la inmigrante.

En la jornada de hoy, tras 10 años de no hacerlo, Susana Esparza abrazó a su hermana por el lapso reducido de tiempo fijado.

“Estos tres minutos son los que se quedan aquí, y quisiera que fuera un momento muy grande porque después de esto, quien sabe hasta cuándo voy a volverla a tocar”, dijo conmovida la mujer, quien ahora vive en México.

La excepcional apertura de la puerta del emblemático parque fue resultado de las negociaciones entre la oficina local de la Patrulla Fronteriza y el grupo Ángeles de la Frontera, cuyo fundador, Enrique Morones, mencionó que la intención es que esto se repita por lo menos una vez al año.

El activista destacó la realización de estos actos en medio del actual escenario político, en que algunos candidatos a la presidencia han expresado su intención de levantar un muro en la frontera sur.

“Es un evento lleno de tristeza pero también lleno de amor para estas familias, y estos actos pueden ser la diferencia para una reforma migratoria en el futuro, ya que mientras unos hablan de crear muros, nosotros decimos hay que abrir puertas”, dijo el activista.

Facebook Twitter Email